Entrevista a Giansimone Migoni

Entrevistamos hoy a Giansimone Migoni, un guitarrista de origen italiano afincado en Trebujena, que en sus ratos libres diseña juegos de mesa.  El conductor de la entrevista ha sido Fran de Lanza el dado.  ¡Vamos allá!

Fran: ¿Como descubriste el mundo de los juegos de mesa?
Giansimone: Desde pequeño, como casi todo el mundo. Cuando tenía siete u ocho años empezaron a llegar a casa los primeros juegos de mesa: Monopoly, Risk, ajedrez… Me acuerdo que la primera vez que jugué al Risk me impresionó muchísimo. Además la versión italiana (que se llama “Rísiko”) tiene en lugar de los soldaditos unos tanques muy bonitos. Los tanques del Rísiko pertenecen a la memoria colectiva de los italianos de 40 -50 años como el cubo de Rubik o el Mazinger Z.  Después a los 20 años llegaron los party games: el Trivial, el Taboo, el Visual Game…

Giansimone Migoni

Fran: ¿Qué es lo que más destacas de esta afición?
Giansimone: La posibilidad de echar un rato junto a gente que comparte tu misma afición. Un día pasado jugando a juegos de mesa con unos amigos nunca es un día perdido. Además me gusta pensar que los juegos puedan utilizarse también como herramienta para mejorar la sociedad, sea en la educación, sea en otros ámbitos. El éxito en los últimos tiempos de los juegos cooperativos es una señal importante. Este mundo no nos enseña a colaborar, y hay que cambiar de paradigma.

Fran: ¿Que juego destacarías como “OBRA MAESTRA”?
Giansimone: Hay más de uno. Seguramente El Twilight Struggle por su ambientación. Me gustan los juegos donde la ambientación esté perfectamente pegada a las mecánicas. Entre otros juegos destaco El Grande, Kingsburg y el Dominion. Juegos que lograron abrir un camino con sus mecánicas inovadoras. Hablando de inovaciones me gustaría recordar el “504” de Friese. A pesar de no ser un juego que haya alcanzado el éxito, este juego ha intentado crear un camino radicalmente nuevo en el diseño de juegos.

Fran:  ¿Qué es lo que te animó de este mundo para que diseñaras juegos?
Giansimone:  Lo de diseñar juegos es algo que tengo en la sangre. Mi padre cuando era pequeño hacía juegos con tableros y con soldaditos de cartón para entretenerme. Tengo todavía un juego de tablero diseñado por él. Es fundamentalmente una carrera de coches con semáforos, casillas con penalizaciones, atajos etc. De mecánicas nada de inovador, pero está dibujado bien. También en familia dicen que uno de mis tios cuando era joven hacía juegos de guerras con soldaditos y que quería ponerlos en comercio, pero la cosa no siguió delante.
Así que cuando en el 1994 empecé diseñando mi primer juego fue algo natural. El primer juego fue un juego de fútbol. Imprimí 100 cajas y empecé a venderlo a los amigos y en pequenas ferias, lo enseñé a la dos editoriales que en aquel tiempo en Italia iban por la mayor (Editrice Giochi y Clementoni), pero sin éxito. Al final lo dejé después de un par de años. Retomé todo hace 6 años por casualidad: en Trebujena (el pueblo donde vivo) algunos chavales crearon una asociación de juegos de mesa y decidí reempezar otra vez. Ahora tengo una decena de prototipos más o menos terminados. El juego de fútbol del los años noventa, cambio tras cambio, se ha transformado en un juego de….batallas en el Renacimiento! En la actualidad está en fase de evaluación con una editora italiana.

Fran:  Háblanos sobre La Dolce Vita.
Giansimone:   “La Dolce Vita” es uno de los prototipos que he desarollado en estos últimos tiempos donde la mecánica principal es una mecánica de colocación de dados. Está ambientado en la Italia de los años 50, cuando un milagro economico cambió la vita de los italianos a mejor. Los jugadores son unos empresarios que con su pequeña fabrica tienen que producir lavadoras, televisores y frigorificos, o sea los electrodomésticos que hicieron la felicidad de las amas de casa en aquel tiempo. Con el dinero ganado por las ventas de estos productos se compran Cartas Fábrica que permiten mejorar tu propia fábrica, haciendola más flexible y más productiva. Además hay treinta Cartas Evento que representan los acontecimientos más importantes en la historia de Italia desde el 1956 hasta el 1968: estas cartas modifican los espacios donde se colocan los dados. Estoy terminando de escribir las reglas en inglés porque tengo que enviar el prototipo a un editor alemán este mes. A ver que pasa.

Fran:  ¿Futuros proyectos?
Giansimone: A parte los juegos que ya considero terminados, y que simplemente tengo que buscar una editorial para que los publiquen, estoy trabajando sobre tres prototipos diferentes. Uno es un prototipo de una planta carnívora que se come los dedos de los jardineros-jugadores, ¡los pobres! Este prototipo lo llevaré seguramente al encuentro nacional “Protos y Tipos” de Zaragoza en marzo. Otro prototipo está ambientado en China: los jugadores tienen que desarollar uno de esos dragones chinos de papel y cartón que se usan para celebrar las fiestas. Es un juego visualmente gracioso, que se basa en una mecánica de press your luck. El último es un juego ambientado en un mercado de la edad media. Los jugadores tienen que intercambiar mercancias para conseguir al final de la partida… ¡la gallina de los huevos de oro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *